Articulos Científicos Seleccionados

Revascularización coronaria quirúrgica supera a la angioplastía en las lesiones complejas.

Las intervenciones coronarias percutáneas (PCI) con la colocación de stents con drogas o sin ellas, se utiliza cada vez con más frecuencia en lesiones complejas, a pesar de que la cirugía de revascularización coronaria (CABG) ha sido el tratamiento de elección históricamente.

Así se desprende de los resultados de un estudio publicado recientemente en el último número del NEJM por el grupo de investigadores SYNTAX (Synergy between Percutaneous Coronary Intervention with Taxus and Cardiac Surgery). En este estudio, se comparó PCI y CABG para el tratamiento de pacientes no tratados previamente con enfermedad de tres vasos, del tronco de la coronaria izquierda o ambos. Para esto se distribuyeron en forma aleatoria 1800 pacientes con patología coronaria compleja, para someterse a Revascularización percutánea o quirúrgica en una proporción 1:1. CABG 897 pacientes y PCI con stents medicado 903 pacientes. Para todos estos pacientes, el cirujano cardíaco y el cardiólogo intervencionista determinaron si existía un equivalente anatómico par que la revascularización se puediese lograr con ambos tratamientos. Los pacientes que se consideraron aptos solo para un tipo de técnica de Revascularización, ya sea por las características anatómicas o las  condiciones clínicas, se introdujeron en un registro paralelo.

Se realizó una comparación de los end points primarios de los dos grupos (muerte de cualquier causa, accidente cerebro vascular, infarto de miocardio, o reintervención de la revascularización) durante el período de 12 meses después de la aleatorización.

El estudio mostró que la mayoría de las características preoperatorias fueron similares en los dos grupos, demostrándose una tasa de complicaciones cardíacas o cerebrovasculares mayores a los 12 meses de seguimiento,  significativamente mayores en el grupo PCI 17,8% vs 12,4% para CABG; (P=0,002) en gran parte debido a un aumento de la tasa de repetición de revascularización (13,5% frente a 5,9%, P <0,001).

A los 12 meses, las tasas de mortalidad y el infarto de miocardio fueron similares entre los dos grupos; El ictus fue significativamente más frecuente en el grupo sometido a CABG 2,2% vs 0,6% con PCI (P = 0,003). La tasa de reintervención fue significativamente alta en el grupo sometido a PCI (riesgo relativo, 2,29; IC95%: 1,67 a 3,14), así como la tasa global de eventos cardíacos adversos importantes o eventos cerebrovasculares (riesgo relativo, 1,44; IC95%, 1,15 a 1,81). La tasa de muertes de origen cardiaco fue mayor en el grupo PCI en comparación con el grupo CABG (3.7% vs. 2.1%, P=0.05);
La tasa de muertes de origen no-cardiaco fue mayor en el grupo CABG, aunque no tuvo significancia estadística (1.4% vs. 0.7%, P=0.13). Las tasas de oclusion de los injertos o trombosis del stent fueron similares (P=0.89)

Los autores de SYNTAX, dirigidos por Patrick Serruys concluyen que la revascularización quirúrgica (CABG) sigue siendo la norma, para el tratamiento de los pacientes con enfermedad de tres vasos ocon compromiso del tronco de la coronaria izquierda, ya que el uso de CABG, en comparación con PCI, resultó en tasas más bajas de eventos adversos cardíacos o eventos cerebrovasculares en 1 año

Percutaneous Coronary Intervention versus Coronary-Artery Bypass Grafting for Severe Coronary Artery Disease
NEJM February 18, 2009
Ver articulo en NEJM...

Pediatría

Revista

Eventos Internacionales

Cursos y Eventos Patrocinados

Afiche Rehabilitación

Buscar:


Sociedad Interamericana de Cardiología (SIAC)

Registros Multicentricos

Icaro

Transmisiones On-Line

Reuniones de los Deptos.

Transmisión On-Line

Membrecía Nacional e Internacional

Transmisión On-Line

Alfredo Barros Errázuriz 1954, oficinas 1601, Providencia, Santiago, Chile
Telefono: 269 0076 / 269 0077
Fax: 2690207

Diseñado por Sombrero negro sombrero negro